martes, 28 de junio de 2016

Cuaderno de campo: El pino

Incluido en la familia de las PINACEAS, forma junto con los abetos y alerces unas doscientas especies de árboles y arbustos distribuidos en diez géneros. Esto nos da una idea de su disparidad y diversidad geográfica, estando condicionada su existencia a las características del terreno. Así nos lo podemos encontrar en la arena de la playa, en el llano y en la montaña a distintos niveles siendo uno de los eternos sufridores de nuestros campos. Luchan contra los indomables vientos de Levante, contra el fuego, contra la arena de Doñana (que los devora) contra los riscos más puntiagudos, contra el hacha. De todo el mundo podemos adivinar su procedencia: Norteamérica (Murria, Coneter, Jefreey, Arizona, Monterrey), Guatemala, México, China, Japón, Calabria, Corea. Aquí en España nos encontramos con el pino carrasco (Pinus halepensis), pino silvestre (Pinus sylvestris), pino rodeno (Pinus pinaster), pino salgareño (Pinus nigra), pino canario (Pinus canariensis), pino piñonero (Pinus pinea). Una inmensa amalgama como podemos observar, que hace rica la diversidad biológica de estos ejemplares siempre verdes y predispuestos a ofrecernos su sombra.
En la provincia de Granada los podemos encontrar ocupando las distintas escalas de altitud, amoldándose al terreno y formando bosques como los de la Sierra de Huetor, donde la naturaleza caliza del terreno ha dado lugar a cuevas como la del Agua, a cuyo acceso en tiempo de nieves habría que catalogar de asignatura obligatoria para la raza humana. Grandes especies de mamíferos, rapaces y reptiles si que lo tienen claro y escogieron en su día estos parajes para llevar a cabo su actividad cotidiana. Viznar, Cogollos–Vega, Alfacar como miradores de la metrópolis nos invitan a una detenida visita.
La familia PINACEAS, es sin duda la familia de coníferas de mayor importancia forestal: económicamente se utiliza en droguería, medicina, industria química, maderera, alimentación y ornamentación. El pino como protector del suelo y de las cuencas hidrográficas representa un importante papel, así como asociado a las quercìneas, el problema surge cuando por intereses económicos suplanta a los árboles autóctonos: la corta de coníferas, el comercio del piñón, la resinación y la leña como todo en la Naturaleza hay que saberlo llevar a sus justos términos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario