martes, 23 de febrero de 2016

Porque es preciso


Porque es preciso mantener
la llama,
ha de vencerse su fiereza.
D e v o r a n
cuanto encuentran a su paso.
C
   a
     e
       n
incesantes las hojas
y clavan dentelladas mortales
mientas sonreímos indefensos.
Los besos duermen
el letargo de la enorme
velocidad de partida.
A m a r i ll e a
el candil y un día
nos damos cuenta
que los versos son sólo líneas,
frases.
El cúmulo de horas
nos estrangula las venas;
recuperar las caricias
se convierte en cruzada
contra el fiel des
                       liza
                  miento
de las arenas del
reloj.
Si se agotara la llama
¿qué sería de nuestros antepasados?
de aquellos
que ocuparan versos de amor
eterno
en la primera fila
de la lista de los principales.
Aunque no haya ojos que reflejen
y los bellos no se ericen
al contacto de la piel,
s a l u d e m o s
la presencia del fuego interno
que surge semiesporádico
para evitar víctimas
por congelación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario