domingo, 22 de febrero de 2015

Huellas

De nuevo me toca borrar las huellas,
amputar el discurso y poner mi amor
en el frigorífico, entre el pescado
y la leche, para que no me pongas
el alma de gallina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario