martes, 6 de enero de 2015

Hamartia

0

Me gustaría poder decirte lo que siento, una vez más. 

O quizá lo que necesite no sea tanto decírtelo (porque ya sabemos la respuesta) como poder sacarte de mi mente. Vivir con la ilusión con el quizás no arregla nada, pero aún sabiéndolo sigo estando aquí disfrutando con cada te quiero que tus dedos me regalan sabiéndolos sinceros pero comprendiendo que no son te amo. O que no son si quiera como mis te quiero. Mismo verbo y distintas formas para sentir: ni mejores ni peores, ni inocentes ni culpables, solo corazones distintos que laten a ritmos y por motivos diferentes. 

Simplemente, necesitando sacarte de mi mente, necesitando que el significado de los verbos sea el mismo, que la acepción se acerque a la misma asíntota y que no sean 1/x, que solo sea una ecuación con dominio y recorrido completo y el mismo para cada punto, que sea 1·x. 

Que seas tú y que sea yo. 

Pero éso no sucederá, lo sé y tú también, porque si vuelvo a insistir corro el riesgo (solo en mi mente) de perderte. Y prefiero sufrir, buscar y anhelar otro amor que quedarme sin ti ahora. Prefiero pasar noches con la ilusión de recibir un te quiero distinto al mío, pero puro y sincero, que existir en los días sin tu calor. Prefiero tenernos como confidentes y que me duela el alma y el corazón a asustarte a ti y que la oscuridad y el miedo te acompañen. Elijo ocultarlo todo otros dieciocho meses con las excusas de otras mujeres que no te alcanzan ni me tocan y escuchar que otros hombres llegan a tu lecho y te sienten. 

Prefiero elegir mi locura, pues sólo ellos alcanzan a entender lo que significa amar, lo que significa un te quiero cuando los miedos te paralizan, cuando todo, incluso tú, dice no. Te prefiero a ti sin límites matemáticos.

0 críticas :

Publicar un comentario