sábado, 15 de diciembre de 2012

Allanamiento de morada

Nombre del poemario, portada y autora (Anabel Caride) que prometen, como la sentencia que hace:

...seré el Aníbal Lécter              implacable 
que te deje sin vísceras.

Y cumple perfectamente con esa premisa. Hace poco dije en una entrevista que me hizo Manuel Carmona que como lectora soy difícil de seducir (sólo hay que echarle un ojo a la lista de libros que me han marcado, entre los que se encuentra otro de sus trabajos: Tinta en el Almanaque) pero el estilo de Anabel no te puede dejar indiferente.

En cada una de las partes: "Prácticas de anatomía", "deshaucios y franquezas" y "Goteras y otras plagas", nos encontraremos con críticas mordaces, versos afilados  y muy visuales. Le da una vuelta de tuerca a las palabras, a lo cotidiano y disfruta, pese a las taras, de la vida. Entre poemas nos confiesa "sólo hablo el lenguaje que me dicta la piel" o que de noche es ella misma.

Tampoco quiero extenderme demasiado porque no quiero desmenuzar aquí el poemario, quiero que lo degustéis vosotros mismos, que lo hagáis vuestro y que volváis a él de cuando en cuando, como si de un manual -para la vida- fuese. Como cierre os voy a transcribir el poema Lapsus Linguae:

Un incómodo insecto,
eso fuiste en mi vida:
un zumbido molesto,
dos o tres palmetazos que de nada sirvieron
y una breve hinchazón pasados unos días.
No dejaste secuelas;
el mundo tiene tantos

moscones
que abundan los antídotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario