domingo, 18 de noviembre de 2012

El coche


El Coche

No sé porque me salte aquel semáforo,
Siempre cumplo las normas de circulación,
Después me pare en un paso de cebra,
Una señora mayor,
Volvía a casa con la compra, o al menos eso supuse,
Porque cruzo lentamente la calle.

Deseaba llegar a casa, dejar mi coche en cualquier lugar,
Pero el de adelante paro,
Y observe una fila, más o menos ordenada que esperaban.
Giré la cabeza,
Se trataba de un aparcamiento,
Alguien con un Yaris como el tuyo aparcaba con destreza,
Era de color azul,
Era una chica, morena esta vez,
Eras tú.

Y entonces
 Las prisas asesinaban mi deseo*,
Me viste y miraste a otro lado,
Seguí conduciendo camino a casa
Pero ya no recuerdo si me saltaba los semáforos,
Ni porque el de atrás se empeñaba en adelantarme,
Y porque un vendedor de pañuelos,
Insistía en que cogiera,
Lo que fuera que me diese.


*La vida iba en serio, Jorge Javier Vázquez

Rocío Cáceres.

2 comentarios:

  1. Qué versos tan bonitos. ¿Llegaste a donde ella?

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias!!! No no llegue a ella, me la encontre pero tuve que seguir a duras penas, mi camino

    ResponderEliminar