lunes, 11 de enero de 2010

Fin de trayecto

0

Juglares

FIN DE TRAYECTO
Camino, sinuoso,
de tierra aspera y dura,
sublevada contra todo viajero.
En sus millas sufrío su maltrecho trazado,
escuchó las lastímeras peticiones de vagabundos,
observó la desdichada suerte y muerte
de otros errantes, y aprendió
a echarse a un lado, ceder el paso,
a nobles córceles, blancos,
de paso firme y altivo,
filigranas de plata en sus riendas,
y pomposos asnos sobre sus lomos cargando.

Llegó al caer la tarde a la sombra
de los muros de una bella ciudad.
Se adentró en ella, tímidamente,
y séntose en una piedra al borde del mercado
que empezaba a abrir sus puertas.
Decidió descansar un rato,
deleitando su alma en la algarabía naciente,
su oído en la lírica de los juglares
que comenzaban su recitado,
su olfato en las especias que se vendían
un par de puestos más abajo.

Un olor, una voz, una presencia,
desconocidas pero familiares
alzaron su atención y su mirada.
Y allí estaba, los ojos brillando alegres,
la sonrisa amable, el gesto anhelante
e impaciente, sabedor de lo inevitable.
Se levantó y se echó a sus brazos.
Entre lágrimas pensó
"fin de trayecto.
Estoy en casa..."

5-7-2009

Safe Creative #0907054081774

0 críticas :

Publicar un comentario