sábado, 19 de abril de 2008

Ahora que no te quiero todavía (I)

I

De ti aprendo a paladear los besos,
mi boca se desdibuja en la tuya,
tus dedos se deslizan con ternura
y se derrite nuestra alcoba de hielo.
De ti me viene ese luminiscente
frenesí de lascivia, ese desorden
de cama y mente, las buenas razones
del lenguaje primitivo, el de siempre.
Un nudo en el ombligo que comienza
por la captación sensual, que recorre
cada hueco de nuestras habitaciones
de falsos estudiantes*
, que tropieza
entre mis piernas, entre tus cajones.
Todo lejos de nuestros corazones.


*cap 1, Rayuela, Julio Cortázar.

Saray Pavón Márquez... sin comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario